La mundializacion y el auge de la derecha. EUA, Brasil, Italia, Brexit, etcétera

La mundializacion y el auge de la derecha. EUA, Brasil, Italia, Brexit, etcétera

[bctt tweet=» La cuadriga económica y de poder que ha dominado al mundo ya no tiene capacidad de reproducirse adecuadamente ya que está generando tensiones entre países que son muy fuertes.» username=»crisolhoy»]

El  mundo neoliberal dominante ya no es capaz de reproducirse adecuadamente

La mundialización actual está generando contradicciones muy graves en todos los campos: la economía, la sociedad y la política. Yo creo que estamos en un punto de quiebre ya que lo actual no es continuable y lo que viene nos es desconocido. El mundo neoliberal dominante ya no es capaz de reproducirse adecuadamente.

La cuadriga económica y de poder que ha dominado al mundo ya no tiene capacidad de reproducirse adecuadamente ya que está generando tensiones entre países que son muy fuertes. Las clases medias en los países desarrollados, están perdiendo muchos privilegios y se enfrentan a un mundo incierto que desconocían; la zonas pobres del tercer mundo viven miseria, tensiones sociales y violencia inaguantables, lo que las hace emigrar; el clima está cambiando más rápidamente de lo previsto; el crecimiento de la economía productiva es lento, insuficiente y desigual no sólo entre países sino entre regiones del mismo país; un sistema financiero rapaz, especulativo y sin regulaciones domina al mundo e impone su ley, pero ahora, es inestable, fluctuante con tendencias a la baja y frente a peligros que pueden ser graves.

Describiré el mundo tal y como yo lo concibo: como una cuadriga y finalmente, expondré el porqué éste está en una crisis que es uno de los factores clave del ascenso de la ultraderecha en muchas partes del mundo.

Del mundo bipolar dominado por los EUA y la URSS que se formó en la postguerra, surge un mundo triádico que proviene tanto de la decadencia de la URSS como del surgimiento del Japón en Asia y de una Europa fuerte que tuvo a Alemania como centro.

     

Hoy, la presencia de China y de la India, han generado un nuevo giro que impone una nueva estructura política económica y social dando lugar a una cuadriga.

En el anterior mundo triádico la fuerza fundamental recaía en lo económico y la industria, en el mundo actual de cuatro centros de poder, la fuerza fundamental ha pasado al sector financiero.

    En el mundo triádico, México y América Latina giraban como satélites alrededor de los EUA. En el mundo actual una buena parte de los países de América del sur se ha relacionado de manera significativa hacia el Asia con lo que han disminuido el vigor de sus relaciones con Europa y los EUA.

Las reestructuraciones del mundo económico son lentas y suelen necesitar decenas de años para llevarse a cabo, pero ahora vivimos una importante reestructuración que puede demandar pocos lustros. Se trata de dos países que están cambiando las relaciones de competitividad internacional: China y la India.

China se ha transformando en la factoría mundial y la India ya es un centro de alta tecnología en la producción de bienes y servicios.  Los dos ya son centros generadores de nuevas tecnologías.

 La India es un país lleno de contradicciones. Tiene más de mil millones de habitantes, de los que cerca de las dos terceras partes vive de la agricultura y dentro de la cual, una buena parte está configurada por pequeñas propiedades campesinas que viven en la pobreza absoluta. Tiene una industria importante pero no muy desarrollada, y es en el sector servicios de alta tecnología (en el software principalmente) en donde alcanza ese nivel imbatible de competitividad, que hace que muchas compañías de EU y Europa abandonen sus países, licencian a sus propios ingenieros y se instalen en la India.

Lo que vivimos, es la etapa superior de lo que puede denominarse un sistema en donde los países desarrollados se encuentran junto a otros con alta capacidad tecnológica y bajos niveles de salarios. Estos últimos son los que están creciendo con rapidez y la razón es simple. Son países que tienen un nivel global de desarrollo económico bajo pero que, por efecto de haber formado universidades de alto nivel, de haber desarrollado una infraestructura importante y, de haber constituido una industria que genera economías de aglomeración, de red, junto con otras economías externas, han constituido en su interior regiones muy atractivas para las empresas internacionales e internas. Si a esto se le agrega el hecho de contar con mano de obra calificada y barata, se comprende el porqué la inversión no sólo fluye del exterior, sino que surge de la propia economía interna.

La rivalidad entre las grandes empresas actuales es tan grande, que buscan de cualquier forma ahorrar costos y estas regiones en los países subdesarrollados con alta capacidad tecnológica y bajos salarios son excesivamente atractivas. Así, ya no es cierto que la alta tecnología sea exclusividad de los países desarrollados los cuales pierden incluso, empleos en estos rubros. Las propias reglas del juego que ellos impusieron se les regresan con efecto bumerang.

Los países paradigma con alta tecnología y bajos salarios son hoy día, la India y China. Se suponía que México iba a formar parte de este grupo al integrarse en el TLCAN, sin embargo, por errores y mediocridad en la política económica mexicana y además, por la carencia de una clase empresarial interna, México sólo se encuentra en la actualidad, a mitad del camino.

Lo importante a subrayar es que el espectro tecnológico del país atrasado con altas capacidades tecnológicas y bajos salarios, no solamente es igual al del país desarrollado, sino que en ciertos niveles es superior. Las razones son simples: se trata, en la generalidad de los casos, de empresas multinacionales que invierten en los países de alta tecnología y bajos salarios con el fin de hacer frente a la rivalidad mundial y por ende, llevan a estos países la misma tecnología existente en sus países de origen.

La rivalidad entre las grandes empresas actuales es tan grande, que buscan de cualquier forma ahorrar costos y estas regiones en los países subdesarrollados con alta capacidad tecnológica y bajos salarios son excesivamente atractivas. Así, ya no es cierto que la alta tecnología sea exclusividad de los países desarrollados los cuales, pierden incluso, empleos en estos rubros. Las propias reglas del juego que ellos impusieron se les regresan con efecto bumerang.

Las empresas multinacionales y los sistemas financieros han sido factores clave en la formación de esta cuadriga; ellas tienen en general, más poder que casi todos los Estados del mundo. El problema para muchos países desarrollados es que este sistema se les ha revertido en forma grave.

El sureste asiático tiene tecnología de alto nivel y salarios muy bajos además de políticas estatales bien formuladas. La consecuencia es que producen bienes y servicios de calidad y a bajo precio; éstos llegan a los países desarrollados y desplazan a las industrias ahí existentes generando desempleo, presión para que los salarios bajen, incremento de trabajo precario. El periódico EL País (29 oct. p. 7),  en un reportaje “El cinturón de óxido sigue sufriendo” muestra los graves problemas de la gran industria (principalmente automotriz); ubicada en: Ohio, Iowa, Michigan, Wisconsin y Pennsylvania. El cierre de empresas es alto, los empleos precarios y mal pagados y evidentemente en lugares que antes eran demócratas encontraron en la demagogia “trumpiana” una esperanza; ahora hay incertidumbre frente a los resultados electorales del próximo domingo. Algo similar está sucediendo en Inglaterra (por el Brexit) y en otras partes de Europa: temor, angustia e incertidumbre.   

Agréguese a esto, la explosión de la robótica y de la inteligencia artificial que están destruyendo muchos empleos y se tendrá un panorama más completo.

No es casualidad que el neofascismo actual tenga como pilares un nacionalismo que proclama una etnicidad pura, un rechazo visceral a todo tipo de mestizaje y en ver al inmigrante como un chivo expiatorio; elementos que la extrema derecha ha sabido aprovechar bien.

Desde la perspectiva de muchas zonas pobres de América Central, México, África, el Oriente cercano, etc., éstas han perdido su baja capacidad industrial y viven en la pobreza y con malos gobiernos; agréguese el crecimiento explosivo en el consumo de drogas y las pandillas y cárteles que han generado el incremento de todo tipo de criminalidad, lo que hace que sus sociedades sean invivibles generándose emigraciones masivas que son historias de terror.

[amazon_link asins=’6071648963,9682320011′ template=’ProductCarousel’ store=’200992-20′ marketplace=’MX’ link_id=’11904507-dbf8-11e8-9014-55d6a98fdc26′]

Además, la vieja izquierda y la vieja derecha, no han sido capaces de generar proyectos creíbles para la sociedad y se comprenderá el jugoso caldo de cultivo que aprovecha muy bien la extrema derecha. Aunque Brasil tiene peculiaridades que le son propias, se ajusta a lo analizado en estos artículos.

Tómese en cuenta el cambio climático y los peligros graves que hemos examinado sobre el mercado financiero mundial y se comprenderá que vivimos en un momento de cambio muy importante.

Juan Castaingts Teillery.  Profesor Investigador UAM-I.

Juan Castaingts Teillery

Profesor Investigador UAM-I

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!