LO QUE SE DIBUJA PARA 2022

LO QUE SE DIBUJA PARA 2022

Lucha de clases, de alguna manera, se podría definir la continuidad o no del proyecto que representa la llamada 4T, más allá del 2024, aunque incida en la misma una postura más radical representada por los comunistas mexicanos y otras fuerzas del movimiento social y de masas.

Es tiempo entonces de reiterar que una disyuntiva se hace presente, por un lado, la que representa la derecha, que el actual Presidente de la República ha ubicado en la generalidad del conservadurismo, defensor del viejo régimen y aunque no lo digan expresamente, del modelo neoliberal que caracterizó los últimos gobiernos del PRI y del PAN. Y por otro, que en lo personal ubicaría en el progresismo, por lo mismo, no necesariamente referenciada en la izquierda y menos socialista, aunque ésta, en su inmensa mayoría de organizaciones la apoye con sentido crítico y desde su propia visión.

La disyuntiva es regresión o avance democrático y esto quiere decir, no necesariamente cambio radical, cuestión que estamos lejos de que se logre, mientras la izquierda no empuje con mayor determinación. Por ello si es menester pugnar por darle continuidad al proyecto de la 4T, pero no quedarnos ahí, pues mucho más hay que hacer para avanzar a un país y sociedad realmente democrático, igualitario y libre.

La derecha está haciendo lo suyo para defender su modelo de nación, que representa al pasado, al cual muy pocos quieren volver. Incide efectivamente en sectores altamente vulnerables por su apoliticismo y miedo a perder lo que incluso no tienen, como son las llamadas clases medias. Que habrá que decir, no son monolíticas.

Son los mismos que en España representaron el franquismo y que defienden la Hispanidad, que hoy mantienen su manifestación política en Vox, la misma agrupación fascista que llegó a México a reclutar dirigentes y legisladores panistas para su cruzada evangelizadora en Iberoamérica. Son los cristeros del siglo XXI.

Coincido con mi hijo Carlos, cuando señala en su libro Hispanidad, la Patria del convento que, “la Hispanidad es la puesta en escena de una grandísima ceguera tanto histórica como epistemológica: una categoría encubridora que funciona muy bien para simplificar la realidad y el mundo: es la cosmovisión de la ignorancia”.

Pero esto no quiere decir que sean un enemigo pequeño, al contrario, no hay que confiarse ni minimizar que no tienen propuesta para hoy. Nadie les puede negar su persistencia y decisión.

En el caso del actual gobierno, desconozco si le quede tiempo de ir más allá de lo planeado, creo que no ni lo pretende hacer otra cosa más allá de lo anunciado. Para ello se está en cumplir con lo prometido, aunque algunas cuestiones hayan quedado (y quedarán) en lo discursivo, como es el caso de la liquidación del neoliberalismo o la del cambio de régimen.

Los cuadros comunistas en el gabinete de López Obrador, como son los hermanos Concheiro (Luciano y Elvira), Alejandro Encinas y Pablo Gómez, se han sumado plenamente al proyecto de López Obrador. Y en lo personal no lo critico, a ellos les toca actuar en consecuencia, los cambios y alternativas tienen que ser impulsadas por otras fuerzas de izquierda que están afuera del gobierno, en una práctica más proactiva y si de contrapeso no opositor. Esto último no lo hace ni hará la derecha, tampoco la izquierda radical dogmática y doctrinaria, donde no hay etapas transicionales.

Y para subrayar lo que tendríamos que hacer para el presente año, debemos considerar por lo menos cuatro temas, que seguramente incidirán en el escenario político inmediato y en lo que resta del actual sexenio. Me refiero a la pandemia y en todo lo que trae y ha traído, desde lo económico, social e incluso lo personal; segundo, el proceso de revocación de mandato y el litigio con el INE; la defensa de lo nuestro, de la soberanía y la reforma eléctrica; finalmente, las elecciones locales en seis entidades que renovarán sus gubernaturas, donde se prevé, puedan ser ganadas todas por Morena, menos Aguascalientes.

Todos ellos son puntos de encuentro y de choque de dos modelos de nación y que para la 4T incidiría la modalidad de mayor radicalidad en algunos rubros, plasmados desde la izquierda socialista, expresado en las propuestas de una nueva Constitución; reivindicación de la demanda de libertades democráticas, entre esto lo político electoral; la reforma fiscal que grabe al gran capital, así como la no independencia del banco de México, sólo por señalar algunas propuestas, pero que inciden en el planteamiento de rebasar por la izquierda a la 4T.

No es cuestión menor la renovación democrática de Morena, en tanto es el partido en el gobierno y cuyas crisis recurrente, verticalismo en su dirección y procesos interno poco transparentes, no ayudan mucho a una buena administración porque no la acompañan debidamente, al contrario, estorban y alimentan el desprestigio. No sólo esto, sus luchas fratricidas lo han alejado del movimiento social, al cual se debe.

Estoy de acuerdo con algo que publicaba el sábado 15 de enero en la Jornada don Miguel Concha, quien señalaba que hiciese lo que se hiciese, debiera considerarse los siguientes elementos: “derechos humanos, colaboración, articulación, sinergia, participación, construcción colectiva, democracia, dignidad, paz, igualdad, autocuidado y cuidado colectivo, reconocimiento de fortalezas y áreas de oportunidad, procesos incluyentes, crítica empática, verdad, justicia, reparación y no repetición”. Le agregaría dos más: sentido autocrítico y voluntad política.

Pongámonos a trabajar entonces.

Daniel Carlos García

Aguascalentense de nacimiento, comunista por convicción y médico por estudios en la UNAM. Militante activo de la izquierda marxista desde la década de los 70’s; fue miembro y dirigente de los partidos: PCM, MAUS, PSUM, PMS Y PRD. Periodista por vocación y colaborador de diversas publicaciones. Ha escrito diversos libros, entre ellos: “Fulgor rebelde. La guerrilla en Aguascalientes”, “El perredismo en Aguascalientes” y el “Diccionario de la Izquierda en Aguascalientes”, “Historia y situación del cooperativismo en el DF” y “Las mujeres en la Revolución Mexicana”. Fue Director de Capacitación para el Empleo del Gobierno del Distrito Federal (2000-2005); asesor del Srio. de Gobierno del GDF y Director de Estudios y Estadísticas del Trabajo (GDF 2007-2012). Actualmente es Gerente de Saludo en CENFES, AC, así como organizador y dirigente del Movimiento Comunista Mexicano (MCM).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!