La duda: Historia de lo que pudo ser

La duda: Historia de lo que pudo ser

Loading

Hace muchos, muchos años, en un lejano reino septentrional, vivía un hombre obsesionado por el saber; nada había en su alrededor que él no hubiese investigado hasta conocer causas y efectos; cuentan que nadie antes que él supo cómo obtener el agua tibia, y la historia lo reconoce como el auténtico descubridor del hilo negro. Gracias a que por semanas estuvo alimentando a varias iguanas voluntarias, pudo al fin decirle al mundo, que se preguntaba ¿de qué lado masca la iguana? Que las iguanas mascan de ambos lados, según el alimento, casi siempre insectos, que consumen.

Pues bien, cierto día nuestro personaje publicó en el periódico local un anuncio rarísimo; que decía así:


    SE SOLICITAN ELEFANTES

   VOLUNTARIOS Y ARAÑAS

                      HACENDOSAS PARA EXPERIMENTO.

       RETRIBUCIÓN PECUNIARIA

SEGÚN CAPACIDADES.
__________________________________________


SE COMPRA COLUMPIO QUE ESTÉ BARATO.

Había escuchado decir que la tela de araña era más resistente que todolos materiales hasta entonces conocidos o al menos estudiados, y se propuso averiguar cuánto de resistente era. Así que ideó probar con algo muy pesado que sometiera a esta baba arácnida a su máxima capacidad, y se le ocurrió que lo más pesado que podría tener a la mano era un elefante adulto. Construyó su propio columpio con la tela de lasarañas que había reclutado (nadie contestó su anuncio en lo que al columpio respecta), y puso sobre este a un elefante. Ya se imaginaran que era un columpio descomunal, y como vio que resistía, fue a llamar a otro elefante, y los puso juntos… nada; la telaraña ni se inmutó, así que fue a llamar a otro elefante.

Un vecino suyo, músico picarón, le vio hacer el experimento y se le ocurrió lo que, ahora se sabe, es el primer éxito musical de la historia, aquello de: “Un elefante se columpiaba…”

Y fue la única respuesta que nunca pudo tener nuestro genio de la
investigación, porque se le acabaron los elefantes, ¡y la telaraña resistía!

Jesús Consuelo Tamayo

Estudió la carrera de música en el Conservatorio Las Rosas, en Morelia. Ejerce la docencia desde 1980 Dirigió el Coro de Cámara Aguascalientes desde 1982, hasta su disolución, el año 2003. Fue Coordinador de la Escuela Profesional Vespertina, del Centro de Estudios musicales Manuel M. Ponce de 1988 a 1990. Ha compuesto piezas musicales, y realizado innumerables arreglos corales e instrumentales. Ha escrito los siguientes libros: Reflejos, poesía (2000); Poesía Concertante, (2001); Guillotinas, poesía (2002); A lápiz, poesía (2004); Renuevos de sombra, poesía (inédito); Detective por error y otro cuentos (2005); Más cuentos (inédito); Bernardo a través del espejo, teatro (2006); Tarde de toros, poesía (2013).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!