La prostitución del conocimiento

La prostitución del conocimiento

La prostitución del conocimiento 

En nuestros tiempos (de encierro) es común que exista una gran demanda de contenidos audiovisuales vía internet a través de las diferentes plataformas web. El acceso inmediato no hace más que poner en relieve a los múltiples competidores, sin embargo, la falta de una selección y discriminación de qué y cómo recibir el conocimiento nos coloca ante un océano de posibilidades, casi todas de baja calidad. 

[bctt tweet=»Estamos en la era del conocimiento y del compartir, pero no todo conocimiento es útil» username=»crisolhoy»]

También aquí están los grandes “monopolios” de la buena educación en México y el mundo. Esto significa que una campaña pagada con una estrategia dirigida estará por encima de cualquier clic en el entorno digital frente a los millones de usuarios-clientes. Si recordamos, la forma de aprender tiene tres aspectos cruciales, el ver, el oír, y el tocar.

En nuestra minúscula pantalla del móvil o con mayor amplitud en el ordenador de escritorio tenemos esta posibildad. Si a esto sumamos que el grueso de la interacción social, familiar y sobre todo LABORAL, está allí en medio de la pantalla, no sumiremos a jornadas interminables del VER y del OÍR. Poco se relaciona con el hacer y al hacer poco en lo digital. Es cierto, tenemos a los tutoriales que nos muestran el ‘cómo hacerlo’, no obstante, se queda en un tema de ver y manipular desde el teclado lo cual representa un problema para quien aprende desde el hacer.   

¿Nuevo paradigma educativo? 

Una parte importante para los tutores es gestar actividades desde una perspectiva del hacer con las manos lejos de la computadora. Por otra parte, los receptores del conocimiento su misión sería el buscar y planear cursos donde se pueda incluir ejercicios prácticos en oficina o en el hogar para complementar el conocimiento haciendo aquello que se dijo por imágenes repetidas. 

El otro lado de la moneda en este tema son las Instituciones e Intermediarios educativos. Ellos, los que captan un volumen de educandos, y que aprovechando la situación, colocan al educador como personaje secundario. Esto significa nada más y nada menos que le atizan horas de trabajo y grupos superiores de 20 personas –lo cual es anti-educativo- pagándole lo mismo que antes, es decir, unos cuantos pesos. Ahora bien, ante la necesidad imperiosa de tomar cursos e impartirlos a distancia se prostituye la educación con las pírricas cantidades de pago versus la utilidad que recibe la Institución o Intermediario educativo. 

Estamos en la era del conocimiento y del compartir, pero no todo conocimiento es útil y no siempre compartir debiera ser moldeado al capricho del capital e intención de un grupo o de una persona. 

En suma, podría rescatar que las Instituciones educativas y los educadores que se han salvado de la tentación de explotar sin medida a los otros, son aquellas que responden no solo a las necesidades cognitivas, sino también a las emocionales como lo es la empatía ante el aislamiento social, el desempleo y la caída de ventas de miles de profesionistas y negocios que ven a la educación como el última abertura de su salvación. 

 

Ignacio González Cervantes

Ignacio González Cervantes es escritor, en su haber ha escrito 3 obras de diferente corte, la más reciente "Cambio Organizacional" Una mirada postapocalíptica. y la penúltima, una investigación "Recetario para empresas familiares exitosas". Así mismo, es artículista sobre temas en economía, arte, cultura, cine y educación, donde aporta su punto de vista desde hace ya más de 15 años. Es también artísta plástico y profesor de escuelas de negocios.

Ignacio González Cervantes

Ignacio González Cervantes es escritor, en su haber ha escrito 3 obras de diferente corte, la más reciente "Cambio Organizacional" Una mirada postapocalíptica. y la penúltima, una investigación "Recetario para empresas familiares exitosas". Así mismo, es artículista sobre temas en economía, arte, cultura, cine y educación, donde aporta su punto de vista desde hace ya más de 15 años. Es también artísta plástico y profesor de escuelas de negocios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!