Como ser John Malkovich

Como ser John Malkovich

 

Un filme revolucionario para sus tiempos. Año2000. Apenas si se conocía el internet, no habían caído las Torres Gemelas en NYC, el mundo parecía transitar con una sonrisa oculta detrás de todo. De pronto, aparece Charly Kaufman y escribe esta crítica a la personalidad y a la fama, su persecución y delirio del hombre común y corriente. Aquí nace el personaje de Craig Schawart, titiritero, un buen día decide buscar trabajo a la vieja usanza, por medio del periódico local. Más tarde encontraría una extraña oficina donde se convertirá en un gran negocio para él y su futuro crush. Un día él mismo descubre una puerta extrañamente escondida que le llevará directamente a la mente del famoso actor John Malkovich. Luego del gran viaje (como si fuera realidad aumentada a través la lente, comparte la experiencia con su esposa y una compañera de trabajo, quien decide que el asunto puede ser un buen negocio.

Desde los inicios del star system, millones de espectadores se han identificado con sus ídolos de la pantalla. El cine tiene en este proceso una de sus reglas de oro, pero hacía falta que apareciese un chiflado de la talla de Spike Jonze para llevarlo hasta sus últimas consecuencias. En “Cómo ser John Malkovich” no se sueña con parecerse al protagonista de “El cielo protector” o con el villano de “En la línea de fuego”. Este tipo de alucinación se hace realidad por medio de un portal inexplicable y los protagonistas del primer largometraje de este fotógrafo y publicista se introducen literalmente dentro del cerebro del actor.

Explicada así, en crudo, la idea suena a delirio. Ya en el recorrido, sin embargo, todavía se queda corta ya que, para llegar hasta el final de ese viaje alucinante, Jonze desarrolla una progresión basada en la lógica de la demencia. Solo un actor tan peculiar como Malkovich podía prestarse a un juego tan disparatado como el que la película propone. La mirada de un titiritero casado con la dependienta de una tienda de animales -magníficos John Cusack y una irreconocible Cameron Diaz- deben familiarizarse con un universo que deja en ridículo al de Lewis Carroll y sus singulares proyecciones.

El carácter aburrido de un archivador que encuentra una oportunidad oro para convertirse a un sujeto animado, a un país que no es el de las maravillas sino propio de una pesadilla. El resultado de ver el mundo a través de ojos ajenos se aproxima a los síntomas de la esquizofrenia y cuando, en un más difícil todavía, Malkovich se introduce dentro de Malkovich, es difícil contar el resultado sin que te tomen por loco. ¡Pero no!es toda una proyección de la mente respecto a la mirada de un tercero. Vaya viaje virtual en medio de los recursos imaginativos del guionita que hoy sabemos produjo obras magnas como “Eterno Resplandor” o su última gran obra de 2020 que fue “Estoy pensando en dejarlo”. Este filme lo pueden ver en HBO para recordar viejos ayeres.

Juan Pablo Martínez Zúñiga

Juan Pablo Martínez Zúñiga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!