El reto de INSTITUCIONALIZAR a una empresa familiar

El reto de INSTITUCIONALIZAR a una empresa familiar

Loading

Desde la tienda de abarrotes hasta la empresa de transportes de carga, un negocio familiar es la unidad económica principal de México. Aquí, en este tipo de empresas dos o más miembros de la familia toman decisiones estratégicas del negocio para construir un futuro mejor.

“Un gran error en la mayoría de este tipo de empresas es que entre los involucrados se les da más a unos que a otros miembros de la familia, derivado de las cargas emocionales o porque se gobierna desde el corazón”.

Muy pocas empresas familiares tienen el deseo genuino de cambiar para colocar personas calificadas en el lugar donde estaban sus familiares. Una persona con la experiencia, credenciales y hambre de trascender en cualquier lugar, no es cosa ordinaria que se pueda encontrar por todos lados. El criterio, la oportunidad y el perfil para lograr el cambio al interior es sinuoso por el cúmulo de costumbres y saberes arraigados en la organización.

Se dice que el 83% de las empresas en México son de origen familiar. Según estadísticas del Censo Económico del año 2010 INEGI

¿Qué sucede cuando no hay un orden empresarial familiar?

Cuando alguno de los miembros fundadores no se quiere ir, la empresa y él se vuelven una misma cosa traduciéndose en la falta de sucesión, cambio de ritmo y liderazgo.

Uno de los casos que aquejan a las empresas es la falta de reglas de sucesión, la no actualización del testamento donde se delegue o reparta sus bienes, su patrimonio, fuera y dentro de la empresa; el no tenerlo provocará grandes problemas familiares para los que se quedan, por ejemplo: división y pleitos en la familia por el patrimonio sin administración y/o sin herederos designados por falta de la última voluntad antes de la muerte.

Lo que puede ir dando un nuevo rumbo al interior de la empresa es la formación estratégica para formar el consejo en la empresa que tome decisiones empoderando el bien común. Este grupo de consejeros es una base, un pilar, la fuerza mayor para planificar el futuro de la empresa; aquí se establecen estrategias, objetivos, inversiones, nuevo personal directivo, nuevas unidades de negocio, nuevos modelos de negocio, funciones de la empresa y creación de alternativas de negocios, entra otros asuntos de relevancia.

Tipos de miembros en un CONSEJO CONSULTIVO:

Esta conformado por miembros de la familia (dueños de la empresa), que son los consejeros propietarios. Los consejeros independientes son profesionistas que son ajenos a la familia expertos en finanzas, administración, mercadotecnia, derecho, tecnologías de la información y dependiendo el giro de la empresa, es asignado el tipo de consejero por su experiencia. Estos aportan ideas frescas, no tienen ceguera de taller y transmiten sus ideas con honestidad sin ningún conflicto de intereses, siempre dicen lo que piensan. Lo ideal es que se vayan rotando de 2 o 3 años para alcanzar diferentes puntos de vista con la intención de generar un cambio gradual y dejar asentado el andamiaje corporativo.

Los beneficios de crear un consejo es generar mejor disciplina contable, fianciera y una estructura legal para futuro generacional de la empresa.

Errores y puntos a considerar para la INSTITUCIONALIZACIÓN.

1. Reglas

• Establecer las reglas dentro de la empresa y en casa.

• Establecer los posibles escenarios de conflictos para su resolución

2. Estructura familiar

• Definición de cargos y perfiles

• Establecer sueldos por competencias

• En un ejercicio de total honestidad, mostrar información financiera, contable para conocer la realidad y el rumbo del negocio

3. Patrimonio

• Planear cómo se va a distribuir cada patrimonio según la riqueza o el valor que genera.

• Definir a quien van a suceder las acciones, bienes inmuebles e intangibles en caso de que falleciera el fundador.

Errores para formar un consejo

• No se debe maquillar la información, esto es un tema de confianza y confidencialidad. El hacer esto provocará consecuencias que pueden palidecer el negocio.

• No tener voluntad para generar un cambio sustancial para la mejora continua del negocio y de las personas.

Puntos a considerar de una mentoría familiar:

• Cultura, valores y costumbres de la familia en la empresa

• Resolución de conflictos.

• Gestión de su desempeño en la empresa.

• Número de miembros en una familia y las pasiones que tenga cada uno de ellos: intreses, filias, fobias y visión compartida

• Rentabilidad.

• Estilo de liderazgo.

El punto más importante para la trascendencia de una empresa familiar es que exista consenso, reglas, mérito y sanciones para todos sus miembros en el presente y el futuro. Los conflictos siempre serán parte esencial para crecer, los pactos y la lealtad serán la guía para un trascendencia patrimonial y familiar.

Ignacio González Cervantes

Ignacio González Cervantes es escritor, en su haber ha escrito 3 obras de diferente corte, la más reciente "Cambio Organizacional" Una mirada postapocalíptica. y la penúltima, una investigación "Recetario para empresas familiares exitosas". Así mismo, es artículista sobre temas en economía, arte, cultura, cine y educación, donde aporta su punto de vista desde hace ya más de 15 años. Es también artísta plástico y profesor de escuelas de negocios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!