LA OFRENDA DEL DIABLO

LA OFRENDA DEL DIABLO

Arthur (Nick Blood) es un hombre en problemas, pues está a punto de perder su negocio y la única forma en que podrá salvarlo es embaucando a su padre, un judío neoyorquino dueño de una funeraria llamado Saúl (Allan Corduner) para que venda el establecimiento ya que ha prometido al banco ése lugar como ficha de intercambio para subsanar el adeudo. Para ello viaja a la Gran Manzana con su esposa embarazada Claire (Emily Wiseman) con la intención de aplicar su plan lo más pronto posible, pues el acreedor bancario el pisa los talones. Con lo que no contaba es con la incursión de un extraño demonio que forma parte del ocultismo judaico el cual toma la forma de una pequeña niña destrozando gradualmente la psique de Claire y tomando posesión de su bebé no nato.

El actor metido a director Oliver Parker realiza un esfuerzo por sacra a su película del redil con temas similares y casi lo logra, pues su labor como narrador es mesurada y con buen ojo para las atmósferas ominosas, pero no logra meter en cintura a un guion que se revuelca demasiado en las extravagancias o clichés de la cultura judía (en cualquier momento esperaba a un personaje llamado Shlomo o que el padre se refiriera a Claire como “bubuleh” aunque sí hay muchos otros rasgos trillados de su hablar y proceder) que nada más distraen de la acción o someter los aspectos sobrenaturales más allá de lo corriente (gritos inesperados, niñita lúgubre, figuras sorpresivas en la oscuridad y un largo etc.).

LA OFRENDA DEL DIABLO

Los actores tampoco son una maravilla, desgastando el poco interés que los elementos mitológicos de la historia pueda despertar en el espectador (pocos son los filmes que tocan el ocultismo hebreo más allá de “El Dybbuk” de 1937 o “El Golem” durante la época del Expresionismo Alemán a principios del Siglo XX) dejando un mla sabor de boca en el punto climático de la cinta al caer en los convencionalismos de siempre, por lo que bien podemos dejarle al demonio ésta “Ofrenda”.

Coreo: corte-yqueda@hotmail.com

Juan Pablo Martínez Zúñiga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!