Las Tlayudas: Esencia de la 4T

Las Tlayudas: Esencia de la 4T

Loading

La inauguración del semiaeropuerto fue una muestra clara del régimen, como dijo la Sra. Shiquitibaum: “El Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles constituye la esencia de la cuarta transformación de la vida pública de México”. Es sabido que esa señora es una especie de “eco” o caja de repetición del presidente. Lo que AMLO dice en la mañanera, ella lo repite en su rueda de prensa, palabras más, palabras menos, de manera que lo que ella diga podemos tomarlo sin reservas como la expresión del dueño de la 4T. El aeropuerto Ángeles es pues la esencia de lo que al presidente le gusta llamar la cuarta transformación. Siendo así merece dar una ojeada al acto de antier, en el que por cierto no hubo corte de listón simbólico, ni pastel, pero si una cosa que llamaron entrega-recepción como si hubiera pasado de una administración a otra, o de un dueño a otro; no hubo pastel pero si tlayudas que son una especie de huaraches con salsa que se comen los chilangos, digamos la versión lopezobradorista de las aguas frescas de la compañera y el compañero Echeverría, “imagen” esta última que persigue a AMLO casi tanto como la del llamado Benemérito de las Américas a iniciativa del gobierno de Estados Unidos.

A imagen y semejanza de la 4T, el aeropuerto se inauguró a medias, quiero decir, se inauguró cuando no se ha terminado de construir ni siquiera la mitad del proyecto del AIFA, eso sí, se echaron las campanas al vuelo, se ponderó la media obra como ejemplo para el mundo, se dijo y repitió hasta el cansancio que es un aeropuerto de clase mundial, aunque dista mucho de ser siquiera un aeropuerto funcional en sus proporciones y condiciones actuales. Está claro que el que no conoce a Dios a cualquier santo se le hinca. Aunque el presidente dijo que el AIFA estaba terminado al cien por ciento, ya se sabe que el entusiasmo presidencial lo lleva a exagerar, según él, la violencia tiene una tendencia a la baja, según él las muertes de los periodistas son producto de una campaña de desprestigio, según él, el Parlamento Europeo, en alianza con sus adversarios lo quiso dejar mal parado ante el mundo, según el la colocación de bonos y el aumento del servicio de la deuda no es endeudamiento para el país, según él el empleo y el crecimiento ya se recuperaron, según él ya no hay corrupción, etc., etc., La exageración y la mentira parecen ser la esencia de la 4T, por eso sin rubor pueden “presumir” una obra inconclusa, con la carencia de servicios elementales, sin vías de acceso, una obra civil dentro de una instalación militar, un aeropuerto internacional con un sólo vuelo quincenal de esa naturaleza.

Los caprichos, las ocurrencias, las puntadas, parecen ser también la esencia de la cuarta transformación. Como alternativa al proyecto del aeropuerto de Texcoco realizado por una celebridad internacional de la arquitectura: Norman Foster, se contrató para el AIFA a un arquitecto mexicano con prestigio internacional y con alguna experiencia en aeropuertos, pero al parecer sólo lo utilizaron, sólo se sirvieron de él para aparentar que sería una obra sí, de clase mundial. La revista Forbes acaba de publicar una entrevista que merece la pena revisar: Decepcionado y consternado por el trato que recibió por parte de los responsables de la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), quienes lo apartaron del proceso de edificación, el arquitecto Francisco González Pulido, fundador de FGP Atelier, se desmarcó de la obra que el Ejército mexicano erigió y lamentó que se haya desvirtuado su propósito y diseño interior. El arquitecto mexicano expuso que pese a que le fue solicitado el plan maestro para el edificio terminal del AIFA, que entregó en 2020, su despacho ha estado lejos de involucrarse en el desarrollo y construcción de la obra que ha dado como resultado un proyecto que es distinto a su propuesta original.

La esencia de la 4T parece ser también el populismo, bueno, ya se sabe que AMLO tiene un concepto peculiar de populismo, afirma que son populistas los grandes empresarios mundiales, dejemos su fingida candidez a un lado, el Prontuario Democracia- Sociales de la UNAM señala: El populismo es un discurso en el que se expresa una concepción maniquea del mundo. En este discurso, la política se concibe como una lucha permanente entre el bien y el mal. En esta lucha, una noción homogénea y unificada del “pueblo” representa la virtud y el bien, mientras que las élites representan el vicio y la corrupción. El populismo es una forma de gobierno con un fuerte liderazgo de un sujeto carismático, con propuestas de igualdad social y movilización popular: primero los pobres, aunque los pobres solo vean llegar los aviones, vendan tlayudas, golosinas y sirvan de escenografía para la puesta en escena de la “inaguración del AIFA”.

Lo de las tlayudas es un recurso muy propio también de la esencia de la 4T. Basta mirar la anécdota con cierta ecuanimidad. ¿Se puede creer que un vendedor ambulante tenga acceso a una base militar, dentro de la que se ubica un aeropuerto, el día de su inauguración? ¿Se puede pensar que el vendedor podrá pasar los filtros del ejército, de la guardia paramilitar llamada Nacional, del estado mayor que ya no se llama así pero que su existencia está documentada, librar a la burocracia y vigilancia del aeropuerto? La verdad es que sólo mediante un esforzado acto de fe puede pensarse que fue espontáneo. La mente de los guionistas presidenciales: Jesús Ramírez, Pedro Miguel, Epigmeo Ibarra y quizás Rafael Barajas, urdieron sin duda el pintoresco y humanista detalle de la vendedora de tlayudas, la lectora de cartas y las de baratijas. Mejor que hablen de eso y no de las carencias, ineficacias e insuficiencias de un proyecto de cuarta terminado sólo en su cuarta parte.

La cereza del pastel fue sin duda la misoginia que también parece ser esencia de la 4T, ver a la no primera dama relegada a una integrante mas de la “colitiva”, ver la mirada de desdén del presidente cuando la señora Beatriz osó tener un protagonismo, así fuera mínimo con un chascarrillo insulso, mostró que la 4T tiene un sólo Dios verdadero, omnisciente, infalible, omnipotente y…macho.

bullidero.blogspot.com facebook jemartinj twitter @jemartinj

 

Jesús Eduardo Martín Jáuregui

Abogado, maestro universitario, taurino en retiro, lector compulsivo y escribidor catártico. Egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México, Notario Público 19 en Aguascalientes México, Ex-presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Ags., Integrante del Comité Técnico del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, maestro de Derecho Romano y de Hermenéutica Jurídica en la Universidad Autónoma de Aguascalientes, miembro fundador de la Academia Mexicana de Derecho Notarial, miembro correspondiente del Seminario de Cultura Mexicana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!