Instrumentos de viento: Primera parte. Alientos madera

Instrumentos de viento: Primera parte. Alientos madera

Cuando hablamos de instrumentos de viento nos referimos a aquellos instrumentos que precisan del paso de aire a cierta presión en su interior para producir el sonido. En esta categoría deben estar algunos instrumentos que no suele pensarse en ellos como de viento tales como el órgano de tubos, el armonio, la melódica, el organillo, las gaitas (españolas y escocesa), el acordeón y su primo el bandoneón.

Los instrumentos de viento son también llamados de aliento porque es requisito para que suenen que el instrumentista sople a través de ellos. Entre los instrumentos mencionados antes, la gaita, también llamada cornamusa, es asunto especial; sí sopla el gaitero pero no a la flauta principal llamada puntero (según el tipo de gaita, suelen ser varias las flautas que suenan), el instrumentista sopla a una bolsa de piel llamada odre que hace las veces de fuelle, para después de ahí alimentar a las flautas secundarias llamadas bordones.

La gaita es un instrumento interesante, pero no forma parte de nuestra cultura, así que permítaseme no abundar en ella.

En cuanto a los instrumentos de viento más conocidos, clasificarlos es algo confuso; si es por su timbre, suelen dividirse en alientos madera (flauta, oboe, clarinete, fagot, saxofón, etc.) y alientos metal (trompeta, trompa, trombón, tuba, etc.). Si es por su técnica, se clasifican en instrumentos de lengüeta simple (saxofón y clarinete), de lengüeta doble (oboe y fagot) y de boquilla (trompa, trompeta, etc.) Entre estos últimos los hay de pistones y de vara.

¿Cómo? ¿El saxofón? Sí, está construido de metal, de latón más exactamente, pero como ya se dijo en un artículo anterior, por poseer una embocadura de lengüeta simple como el clarinete, pertenece a esta familia.

Empecemos pues por lo instrumentos de aliento madera.

La flauta. El antecedente más remoto de las flautas es la ocarina, hablando ya de instrumentos como tal. Es muy posible que el primer sonido característico haya salido de un pedazo de carrizo al que accidentalmente se le sopló, pero no era todavía formalmente un instrumento.

Actualmente existen dos tipos importantes de flauta: las flautas de pico y la flauta traversa, transversal o travesera; suele llamarse de estas formas pero la “científica” es flauta travesera que como su nombre lo indica, se toca de forma ‘atravesada’ al cuerpo del ejecutante.

En estas flautas hay varios tipos. Tenemos la flauta común, la habitual en la orquesta y que está afinada en Do. El flautín o píccolo (pequeño), que suele ser más brillante y ágil que la flauta común. También está afinada en Do.

La flauta soprano, que rara vez se usa en la orquesta, es un poco más pequeña que la flauta común y está afinada en Re.

La flauta contralto, está afinada en Sol. Algunas obras orquestales piden esta flauta.

La familia se completa con flautas tenor, bajo y contrabajo que rara vez vemos en el repertorio musical habitual.

¿Qué significa que estén afinados en Do, Re o Sol? Significa que algunas son transpositores, es decir, como ya lo explicamos en otro artículo, que hay una diferencia de altura (de afinación) entre la nota que se toca y la nota que realmente suena.

Las flautas de pico, también llamadas flautas dulce, eran las habituales en los S. XVII y XVIII. Estas flautas también son fabricadas en diferentes tamaños para cubrir toda la escala musical requerida, también se les conoce como flauta sopranino (equivalente al píccolo), soprano, alto, tenor barítono, bajo y contrabajo. También algunas de éstas, son transpositoras.

Todas estas flautas eran fabricadas en la antigüedad necesariamente de madera aunque ahora se utilizan diferentes materiales como plata, oro, plástico, resinas, pastas, etc. Quizá por ello son conocidos como “alientos madera”.

Existen otros instrumentos, también del tipo flauta, pero que pertenecen a un mundo musical distanciado de la orquesta moderna: las quenas y zampoñas.

La quena es una flauta que se toca sin embocadura por lo que el instrumentista debe crear con sus labios la columna de aire necesaria para que el instrumento suene. El mejor ejemplo de esta técnica es una botella.

La zampoña es en realidad un instrumento múltiple pues está formado por varias flautas de distintos tamaños unidas en una, dos o hasta tres filas. Este instrumento tiene su origen en la flauta de pan. Según la mitología griega, el dios Pan tocaba este instrumento, no vaya usted a pensar que hablamos de pan de trigo.

Entre los flautistas más reconocidos en el mundo de la música están: Jean Pierre Rampal, James Galway, Domingo Patricio, Carlos Núñez Muñoz, y más.

En cuanto a la flauta de pico, no hay que ir muy lejos para escuchar a uno de los mejores del mundo, el mexicano Horacio Franco.

El oboe, el segundo de los de la familia de instrumentos de aliento madera, tampoco se hace ya de madera, al menos no del todo. Conserva algunas partes, pero en general se fabrica con resinas y está provisto de llaves, todas de metal.

El oboe actual ha pasado por un larguísimo periodo de evolución, pero se cree que todo parte de un instrumento griego antiguo llamado Áulos.

Al igual que las flautas, los oboes también tienen su clan familiar: el oboe tradicional, la bombarda, la dulzaina, el oboe píccolo, el oboe de amor, el corno inglés y el oboe barítono.

De estos los más conocidos son el oboe común y el corno inglés, un poco más grande que el oboe de sonido más nasal, mordente y transpositor.

Todos éstos, son instrumentos de doble caña. Es decir que para que suenen, el aire debe ser insuflado a través de una embocadura de este tipo.

Oboístas famosos: Alberto Mayer, Eugenio Izotov, Ellaine Duvaz, etc.

El clarinete nos crea un pequeño conflicto semántico: clarinete viene de clarín, y éste, es un instrumento de metal parecido a la corneta. Quizá por esta razón, los clarinetistas de las bandas gruperas quieren que suene a trompeta. ¿Cuál será el intruso?

El clarinete, como el oboe, ya no se fabrica de madera, no totalmente, pero… el sonido sigue teniendo esta característica. Este instrumento tiene como ancestro al Sistros, instrumento del antiguo Egipto.

Como todo instrumento, el clarinete pasó por diversas modificaciones hasta conseguir el versátil instrumento que es hoy día. Posee diversos timbres según el registro en que se toque, todos de una belleza sonora incomparable.

Como todos los anteriores, tiene variantes.

Pero en esta familia nos encontramos con que variantes de igual tamaño y denominación, tienen afinaciones diferentes. De nuevo hablamos de la transposición sonora. El clarinete sopranino, también conocido como clarinete requinto, por ejemplo, lo encontramos afinado en Mib, o en Fa, o en Lab.

El clarinete habitual de la orquesta suele estar mayormente afinado en Sib y alguna vez, por exigencias de la partitura, en La, raramente en Do.

El clarinete alto, el clarinete bajo y el clarinete contrabajo, afinados en Sib.

Hubo otros dos tipos de clarinete hoy casi en desuso, pero muy utilizados en tiempos de Mozart: el clarinete di bassetto, afinado en La y el corno di basetto, afinado en Fa.

Clarinetistas famosos: Benny Goodman, Eric Dolphy, Jimmy Dorsey, etc.

Y por último tenemos a los instrumentos graves de la familia de los aliento madera.

El fagot. Instrumento que hoy día sigue siendo de madera en casi su totalidad.

Es un instrumento de doble caña y está afinado en Do, es decir, la nota que se toca es la que se escucha.

El fagot, y sus variantes, al igual que el oboe requieren de una embocadura de doble caña.

Este instrumento es el más largo de los de la orquesta en su tamaño “normal”. Mide 1.55 m aproximadamente.

El fagotino es un fagot más pequeño usado principalmente para la iniciación al estudio de este instrumento en niños que no alcanzan a manejar un fagot de tamaño normal. Y el contrafagot, al contrario, es un fagot más grande; doblemente grande y cuyo sonido está justo una octava por debajo del fagot. Es fácilmente reconocible porque por sus dimensiones, obliga a que en vez de un tubo, el instrumento se reparta en dos.

Fagotistas famosos: Sergio Rentería, Laurent Lefèvre , Gustavo Núñez, Kim Walker y Luis Centeno entre otros.

Hay una gran cantidad de instrumentos de viento que están en desuso, salvo que alguna obra lo requiera, por ejemplo las trompetas que Verdi hizo construir para su ópera Aida y que son conocidas como trompetas verdianas, de las cuáles hablaremos en el siguiente capítulo.

Otros instrumentos ya no tan comunes son el ophicleide o el serpentón.

Nota.- b = bemol. Ejemplo: Lab – La bemol.

Jesús Consuelo Tamayo

Estudió la carrera de música en el Conservatorio Las Rosas, en Morelia. Ejerce la docencia desde 1980 Dirigió el Coro de Cámara Aguascalientes desde 1982, hasta su disolución, el año 2003. Fue Coordinador de la Escuela Profesional Vespertina, del Centro de Estudios musicales Manuel M. Ponce de 1988 a 1990. Ha compuesto piezas musicales, y realizado innumerables arreglos corales e instrumentales. Ha escrito los siguientes libros: Reflejos, poesía (2000); Poesía Concertante, (2001); Guillotinas, poesía (2002); A lápiz, poesía (2004); Renuevos de sombra, poesía (inédito); Detective por error y otro cuentos (2005); Más cuentos (inédito); Bernardo a través del espejo, teatro (2006); Tarde de toros, poesía (2013).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!